lunes, 29 de junio de 2015

PTERIGION


El pterigion  es un sobrecrecimiento del tejido de la conjuntiva bulbar, ofrece un crecimiento de aspecto triangular y va avanzando  hacia la invasión corneal.
Recibe su nombre por su aspecto de ala triangular.

Constituye una hiperplasia fibrovascular de carácter benigno de la conjuntiva bulbar que invade la córnea. Habitualmente muestra un crecimiento horizontal que puede llegar a afectar el eje visual.

Puede ser unipolar (cuando sólo afecta a una parte) o bipolar, cuando afecta tanto a la parte temporal como a la nasal, es más frecuente en la nasal, también puede  ser unilateral o bilateral. 


 
En su observación se aprecian 3 áreas: cabeza, cuello y cuerpo.
  • La cabeza corresponde con el ápex de la lesión.
  • El cuello de la lesión conecta la cabeza con el cuerpo.
  • El cuerpo es la zona de mayor extensión, que se sitúa sobre la conjuntiva bulbar.

Según su morfología el pterigion puede ser: 
  • Atrófico: Los vasos epiesclerales por debajo del cuerpo del pterigion se distinguen claramente. 
  • Carnoso: El pterigion es grueso y los vasos epiesclerales debajo del cuerpo del pterigion quedan totalmente escondido. 
  • Intermedio: Si los vasos epiesclerales no se ven claramente o quedan escondidos en parte

Según su actividad puede ser:
  • Activo: Presenta sintomatología como ardor, dolor, sensación de cuerpo extraño, lagrimeo e historia de crecimiento.
  • Inactivo: No da sintomatología y no está en crecimiento   

Los grados del pterigion pueden ser:

·      Grado I: El pterigion penetra hasta el primer tercio entre el limbo y el área pupilar.
·      Grado II: El pterigion se encuentra en la mitad de la región que va del limbo al borde pupilar.

·      Grado III: El pterigion llega al borde pupilar.

·      Grado IV: El pterigion sobrepasa el borde pupilar.


 
La exposición a la radiación ultravioleta y los factores ambientales suelen ser las  entidades patogénicas más comunes  en esta patología.

El pterigion es más común en climas cálidos y secos, predomina en países comprendidos en el ecuador o cercanos al ecuador. Es más frecuente en el ámbito rural que en el urbano. No suele haber predominio del sexo femenino ni del masculino. El predomino del pterigion aumenta con la edad, pero es más frecuente entre grupos de población entre 20 y 50 años de edad.

Ana González Fernández
Dpto. Optometría Clínica



REFERENCIAS: 

martes, 2 de junio de 2015

MICROFTALMIA

La  microftalmia o nanoftalmia (microftalmos o nanoftalmos) es una anomalía ocular en la que uno, o ambos, globos oculares, tienen un tamaño muy pequeño. Es una alteración congénita que suele ir acompañada de anomalías intraoculares máximas o ser de aspecto normal como un "ojo en miniatura". Se puede presentar de uni o bilateralmente, es decir, sólo en uno de los ojos o en ambos, acompañado de otras malformaciones o ser parte de un síndrome trisómico. 

La forma más severa de la microftalmia es la anoftalmia, que se trata de un globo ocular pequeño y defectuoso. Las personas con microftalmia pueden tener otras anomalías ópticas, incluyendo opacificación ocular (cataratas), y/o apertura reducida del ojo (apertura palpebral estrechada). Además, los individuos afectados pueden tener una microcornea, en la que ésta es pequeña y su curvatura está pronunciada.

Coloboma de iris inferior y hendidura palpebral estrecha.
Las personas con microftalmia pueden tener, además, un coloboma. Los colobomas son ausencias de tejidos oculares de algunas partes del ojo. Pueden presentarse como ausencias en la parte coloreada del ojo (iris); de la retina; de capa vascular bajo la retina (coroides), o del nervio óptico. Según el tamaño y la localización del coloboma, puede afectar más o menos la visión. 

  • EMBRIOLOGÍA
       La microftalmia se debe a una detención del crecimiento ocular antes o poco después de la formación de la vesícula óptica, a la cuarta semana de gestación. Si ha ocurido en ese momento o cerca, el resultado será un ojo profundamente defectuoso, si la alteración se produce al cierre de la fisura óptica alrededor de la sexta semana de gestación, entonces el ojo no será tan pequeño pero sí sufrirá severas malformaciones, si el desarrollo se ve alterado cerca de la octava semana de gestación el ojo podría ser simplemente más pequeño acompañado de anomalías oculares pequeñas.


Un tercio de las personas afectadas de microftalmia la padecen como parte de un síndrome que también afecta a otros órganos. Si la microftalmia se sufra de forma aislada se dice que es aislada o "no-sindrómica".

  • CAUSAS
 Varias son las causas que pueden desencadenar esta malformación embrionaria:
    • Origen hereditario
      • Autosómico-dominante
      • Autosómico-recesivo
    • Agentes teratogénicos ambientales
      • Infecciones intrauterinas (rubéola, Toxoplasmosis, herpes)
      • Medicamentos o químicos
      • Radiaciones
      • Aberraciones cromosómicas 

En muchos casos, la microftalmia tiene un patrón de herencia autosómica-recesiva, o sea las dos copias del gen tienen la mutación, por lo que los padres del afectado poseen cada uno una copia alterada del gen mutado sin mostrar signos ni síntomas. En otros casos se trata de una herencia autosómica dominante, en los que tan solo la presencia del gen mutado en uno de los padres es suficiente para causar la alteración.

Se han descrito mutaciones relacionadas con microftalmia en los siguientes genes: gen BCOR, gen BMP4, gen GDF3, gen GDF6, gen MFRP, gen OTX2, gen PAX6, gen PRSS56, gen RAX, gen SHH, gen SIX6, gen SOX2, gen STRA6 y gen VSX2.
 
  • DIAGNÓSTICO PRENATAL
Mediante una medición ecográfica del globo ocular a partir de la semana 12 de gestación.

En las primeras horas de vida del recién nacido con microftalmia están dirigidas a la búsqueda de otras posibles malformaciones asociadas.  Los estudios que se requiere son: 
    • Ecografía encefálica
    • Tomografía de cráneo
    • Resonancia nuclear magnética de cráneo
  
  • PRONÓSTICO
       La visión será buena en los casos "no-sindrómicos", es decir cuando se presente de forma aislada. Se verá más comprometida cuando la microftalmia esté asociada a otros defectos oculares, como glaucoma, cataratas y/o colobomas dependiendo su severidad de la localización y grado de estas anomalías. 

Coloboma inferior de nervio óptico. En este caso apenas sin afectación visual.

  • TRATAMIENTO
    Para anoftalmia grave no existe un tratamiento disponible que pueda implantar un ojo nuevo o restaurar la visión. Sin embargo, algunas formas de microftalmia aislada con buen pronóstico visual pueden beneficiarse de tratamientos médico-quirúrgicos u ópticos, tales como gafas, terapia oclusión para potenciar la visión del ojo afectado, etc. En casi todos los casos, es posible una mejoría en la apariencia del niño. El tratamiento en los niños es principalmente estético, y se basa en la utilización de prótesis oculares (artificiales), que se colocan en la órbita ocular, para lograr que ésta se desarrolle.
 
Un especialista puede elaborar conformadores oculares (son estructuras de plástico o acrílicos biocompatibles que ayudan a dar soporte al rostro, y estimular el desarrollo y crecimiento de la órbita ocular). A medida que va creciendo la estructura facial, será necesario hacerse un nuevo conformador para colocarlo y adaptarlo a la cavidad orbitaria. Es posible también, que un niño con microftalmia deba utilizar expansores orbitales para ayudar a ampliar la órbita ocular. Una vez la estructura facial se encuentre totalmente desarrollada, es cuando se puede colocar las prótesis oculares. Para ayudar con la apariencia estética, una prótesis puede elaborarse para cerrar la cavidad del ojo microftálmico, conservando así la visión restante. 
  • CONCLUSIÓN

      En definitiva, los casos de microftalmia se pueden detectar precozmente durante la gestación mediante la medición ecográfica y/o estudio genético de los progenitores en caso de sospecha. El pronóstico visual depende del grado de afectación y asociaciones de la misma. El tratamiento varía dependiendo del pronóstico visual, siendo siempre imprescindible la consulta con el especialista de la visión para potenciar y conservar la visión en los mejores casos, o elegir la mejor solución estética en los casos de peor pronóstico. 

Enlaces de interés:


Escrito por Innova Ocular Madrid 
Esther López Artero  
Dpto. Optometría clínica. 

domingo, 17 de mayo de 2015

EL QUERATOCONO; CAUSAS Y TRATAMIENTO

El queratocono es una enfermedad en la que hay un adelgazamiento de la córnea debido a una alteración en el estroma. Se han implicado elementos del entorno (inflamación, frotamiento, lente de contacto) que intervienen de forma más o menos decisiva, siendo los elementos internos (estrés oxidativo, apoptosis, alteración del colágeno) los que determinan que el queratocono tenga lugar.

El diagnóstico del queratocono se realiza con la topografía, y su tratamiento depende del estadio en el que se encuentre.
 

El Crosslinking (CXL) o reticulación del colágeno es el primer tratamiento del escalón terapéutico, está indicado en conos muy incipientes para frenar su evolución. El CXL consiste en la creación de enlaces entre macromoléculas. La reticulación es un proceso que ya se utilizaba en odontología para los empastes (fotopolimerización) y en oftalmologia se usa para aumentar la rigidez del colágeno, la resistencia a la digestión enzimática del colágeno y para disminuir el edema estromal.




El segundo escalón lo ocupan los anillos intracorneales, que actúan reforzando la zona debilitada. Los segmentos intracorneales se introducen en el espesor de la cornea a un 70-80% de profundidad, dependiendo de los casos y actúan centrando el cono con lo que mejora la calidad visual del paciente y frenan la progresión del queratocono. El láser de Femtosegundo facilita mucho la introducción del anillo, disminuyendo al máximo las complicaciones.

Vídeo de la cirugía de un paciente que presenta queratocono en su OI. Se prescriben anillos intraestromales, realizándose túnel con láser de femtosegundo. Intervención realizada por la Dra. Blanca Poyales.

El tercer y ultimo escalón consiste en la realización de un trasplante lamelar anterior profundo o DALK. El trasplante está indicado en conos muy evolucionados o con cicatrices en la córnea, ya sea como consecuencia de un hidrops corneal, de un absceso o por el abuso de lentillas incorrectamente adaptadas. El transplante en pacientes con queratocono, es en general de buen pronóstico ya que la córnea no está vascularizada y el ojo no está inflamado como en otras patologías. Al conservar el endotelio se reduce mucho la incidencia de episodios de rechazo.

 
Vídeo de un trasplante de córnea lamelar profundo (DALK) realizado por la Dra. Blanca Poyales.

Dra. Blanca Poyales
Departamento de córnea.

domingo, 26 de abril de 2015

¿POR QUÉ EL COLOR DE TUS OJOS?



El iris es la estructura que da el color de los ojos. Se trata de una membrana muscular, coloreada y redondeada cuya abertura central da lugar a la pupila. Está situado detrás de la córnea, separado de ella por el humor acuoso, y por delante del cristalino, tangente al mismo. Su función principal es la de regular la cantidad de luz que pasa hacia la retina a través de la abertura de la pupila.

El color de los ojos viene determinado por la cantidad de melanina existente en las dos primeras capas del iris (el epitelio pigmentario y el estroma), con lo que a mayor cantidad de melanina, más oscuro será el iris y cuanto menos, se verá más claro.
Está determinado genéticamente. En los niños recién nacidos, el color del iris suele ser azul claro o grisáceo. La coloración definitiva se alcanza entre los 6 y 10 meses.
Además de dar el color, la melanina ayuda a protegerlos del sol. Debido a que tienen menos pigmento, los ojos claros son mucho más sensibles a los rayos dañinos del sol que los ojos negros o marrones.

Nuestros ojos comienzan a cambiar desde que nacemos. Los bebés recién nacidos apenas tienen melanina en sus ojos, por eso comienzan la vida con ojos azules generalmente. La melanina aumenta gradualmente y entre los 6 y 10 meses es cuando se queda determinado el verdadero color.

Ojos marrones: son los más comunes en los humanos, tienen repartida melanina de manera más o menos uniforme, adquiriendo la tonalidad. Están presentes en prácticamente todo el mundo, en menor medida en países nórdicos. Los ojos negros realmente no existen, no son realmente negros si no marrones muy oscuros. Son verdaderamente negros en los casos en los que hay ausencia de iris: aniridia y se considera un defecto ocular.

 

Ojos avellana/miel: están entre los marrones y verdes. Son típicamente europeos.




Ojos verdes: son ojos muy comunes en países con raíces Celta-galés, germánicas y mediterráneas y van ligados generalmente a pelo rubio, pelirrojo o castaño claro.


 
Ojos azules: son ojos típicamente nórdicos aunque también se extiende a EEUU, Nueva Zelanda y Canadá. En el resto del mundo es bastante raro. La cantidad de melanina no es nada abundante por lo que son los ojos más sensibles a la luz y los más propensos a padecer efermedades oculares. Suelen presentar más fotofobia.


Ojos grises: son los ojos que menos melanina tienen y los más atípicos. Predominan en países bálticos, Rusia y Escandinavia.
Alicia Matamoros Hondarza
Dpto. Optometría Clínica

martes, 7 de abril de 2015

OFTALMOLOGÍA PEDIÁTRICA: PREVENCIÓN



El ojo no deja de ser un terminal mejor o peor enfocado, más o menos trasparente, alineado adecuadamente o no con el ojo contralateral. Pero, donde se integra la información, donde realmente “vemos”, es a nivel del cerebro y por tanto es a éste al que tiene que llegar la información correctamente. 


Aprendemos a ver, desarrollamos la agudeza visual que vamos a tener en la edad adulta, hasta los 9-10 años. De ahí la importancia de ésta primera etapa de nuestra vida, ya que va a condicionar nuestro futuro tanto personal como profesional. Varios son los motivos por los que el desarrollo visual puede ser alterado.

Para no extendernos mucho, 3 son las causas principales:

- Desenfoque: Defectos refractivos bien bilaterales, sin son elevados o que afecten sólo a un ojo y pasen desapercibidos.

- Falta de transparencia de los medios ópticos: cataratas congénitas, malformaciones congénitas que afecten a la pupila o a la retina (colobomas), cicatrices, etc.

- Falta de alineamiento de los ejes visuales: estrabismos y/o paresias congénitas musculares.

Todos ellos, por un mecanismo u otro, producen una respuesta anómala, dada la plasticidad del cerebro del niño: la supresión de la imagen desenfocada.

Ejemplo: Un niño con estrabismo. Su cerebro recibe simultáneamente 2 imágenes y eso produce visión doble (diplopia) y confusión. La respuesta es "anular" el centro de la imagen del ojo estrábico (escotoma de supresión). Algo así como hacen en televisión con la cara de un niño, la emborronan. Pasa lo mismo en un niño con un defecto de graduación más elevado en un ojo que en otro; se queda con la mejor y anula la otra. Y así con el resto de las anomalías.


Este "escotoma de supresión" es la causa del llamado "ojo vago" que no es otra cosa que un ojo que no ve, por un defecto de aprendizaje.


Tendemos a pensar que, si no notamos nada a nuestros niños pequeños o no nos avisan del colegio por notar algo raro y además con el encomiable trabajo de los pediatras que también controlan la visión de los niños, no es necesario llevarlos a un oftalmólogo hasta que son "más mayores". Es un error comprensible, pero no deja de ser un error. A veces, cuando el problema da síntomas, ya es tarde para remediarlo y hoy en día, con los medios de que disponemos, no es justificable que un niño nos quede con una deficiencia visual incorregible y que puede condicionar su vida futura.

Otro error es confundir dioptrías con agudeza visual. Las dioptrías se pueden corregir con diferentes medios (gafas, LC, cirugía), pero si es vago y no ve más que las primera letras, hagamos los que hagamos (pasados los 10 años por término medio), no va a pasar de esa visión, en tanto que hay niños con defectos elevados que han sido tratados a tiempo y con su corrección llegan a ver el 100%, o sea, la última fila de letras.

En conclusión: los niños por muy pequeños que sean, si se les nota algún problema, deben consultar al oftalmólogo. Si no se les nota nada, deben ser revisados entre los 3-4 años, como tarde y si en su familia hay antecedentes de defectos refractivos, estrabismos… con mayor motivo y antes.

Son escasos los problemas que no puedan reconducirse si se detectan antes de esa edad.

Algunas veces no podemos conseguir una recuperación funcional total y a veces en problemas hereditarios como aniridia, nistagmus, enfermedades degenerativas, no vamos a conseguir resultados brillantes, pero el diagnóstico precoz y tomar las medidas adecuadas para conseguir el máximo rendimiento visual de estos niños, puede marcar la diferencia entre adultos que hagan carreras universitarias o cegueras funcionales.

Así que no cuesta nada traer a los pequeños de la casa a una revisión y quedarnos tranquilos. Además, gracias a un equipo de gente muy bien preparada, lo pasan bien, se divierten y quieren volver…

 

Dra. Begoña Ortiz de Zárate
Dpto. Oftalmología clínica y diagnóstico.

sábado, 14 de marzo de 2015

ECLIPSE SOLAR. CÓMO MIRARLO SIN QUE AFECTE A NUESTROS OJOS.


El próximo 20 de marzo de 2015 se producirá un eclipse de sol total. Un eclipse solar es el fenómeno que se produce cuando la Luna oculta al Sol, desde la perspectiva de la Tierra. Esto sólo puede pasar durante la luna nueva (Sol y Luna en conjunción).

Será justo el día de equinoccio, es decir, cuando empieza la primavera. La mayor duración de la totalidad será de 2 minutos y 47 segundos frente a la costa de las Islas Feroe (Dinamarca)
Un eclipse pueden ser:
  • Parcial: Cuando la Luna no cubre por completo el disco solar, que aparece como un creciente.
  • Semiparcial: Cuando la Luna casi cubre por completo el Sol, pero no del todo.
  • Total: desde una franja (banda de totalidad) en la superficie de la Tierra, la Luna cubre totalmente el Sol pero fuera de ella el eclipse es parcial.

El eclipse se podrá ver desde toda Europa y dependiendo de la latitud en mayor o menor grado. En  Islandia y Escandinavia se podrá ver prácticamente total y en el Polo Norte se verá como un eclipse total. En España podremos ver el 76% de la superficie solar oscurecida desde La Coruña, el 67% desde Madrid y el 46% desde Canarias. En nuestro país el eclipse comenzará a las 9:05 horas , alcanzará el máximo apogeo a las 10:08 horas y terminará a ls 11:20 horas.
 
Un eclipse es un fenómeno natural interesante que puede poner en riesgo la vista del observador  si no toma los cuidados necesarios. Observar el Sol directamente puede producir  quemaduras en la retina  y ceguera permanente. Como regla general, nunca debemos mirar al sol directamente, ni con gafas de sol, ni con filtros solares que no estén destinados para ello. 
El peligro está en que como el Sol “está oculto” no nos molesta a los ojos cuando lo miramos directamente e incluso podemos aguantar varios minutos durante los cuales, sin que nos demos cuenta, la radiación ultravioleta está causando daños irreparables en nuestra retina que notaremos al rato, cuando ya no tengan solución.
Por eso, sólo debemos mirar al sol con los filtros homologados  por la Comunidad Europea o las denominadas “gafas de eclipse”, todos ellos con un índice de opacidad de 5 o mayor y siguiendo al pie de la letra las instrucciones de uso.


Imágenes fundoscópicas (Retinografías arriba y Angiografías abajo) de una lesión fótica en ambos ojos después de mirar a un eclipse solar. Defecto del epitelio pigmentario redondeado de localización central que afecta con disminución de la visión.
Imágenes por cortesía del Dr. Bueno Palacín.

 
Las medidas de obligado cumplimiento en toda observación solar son:
  • No mirar jamás directamente al Sol.
  • No mirar jamás directamente al Sol a través de gafas oscuras, películas veladas, radiografías o cristales ahumados con una vela.
  • No mirar jamás directamente al Sol a través de lentes, lupas, oculares, gemelos, prismáticos, telescopios ni demás aparatos de ampliación de imágenes.
  • No mirar jamás directamente al Sol a través del visor de las cámaras fotográficas, ni siquiera aún cuando ésta sea del tipo réflex, salvo que se disponga de un filtro adecuado, y nunca más de un minuto seguido.

Podremos utilizar durante unos segundos como filtro solar el cristal oscuro de soldador número 14 que se puede comprar en ferreterías, o bien hacer una observación indirecta. Explicaremos varias técnicas de observación indirecta:

1-   Se puede perforar un agujero diminuto con la ayuda de un alfiler en una hoja de cartón. Se hace pasar la luz solar a través del agujero y se proyecta sobre un papel u otra superficie lisa.

2-   Proyección con binoculares: Se tapa uno de los lentes de los binoculares y se hace pasar la luz a través del lente abierto. ¡NUNCA MIRAR AL SOL DIRECTAMENTE A TRAVÉS DE LOS BINOCULARES!  Ya que puede producir quemaduras graves e instantáneas en la retina.

3-   Proyección con telescopio: es una de las mejores técnicas para observar un eclipse. Se hace pasar la luz del Sol a través del telescopio y se proyecta sobre una superficie lisa. Se pueden observar algunos detalles de la superficie solar. Es recomendable utilizar los lentes de menor aumento, ya que producen imágenes más grandes y generan menos calor, protegiendo así el instrumento.

Los animales son muy sensibles a este fenómeno. Los que tienen hábitos diurnos se preparan para dormir (los pájaros por ejemplo) y algunos reaccionan con nerviosismo. Durante el punto máximo de ocultación del Sol la mayoría de los animales guarda silencio.
Es muy curioso observar las sombras ya que durante el punto de máxima ocultación se alteran  de forma perceptible.
Se puede fotografiar un eclipse de sol y sirve cualquier cámara de control manual, especialmente las del tipo S.L.R, siendo preferibles los objetivos de distancia focal larga, de manera que se pueda impresionar el Sol al mayor tamaño posible.
Deberemos tener especial cuidado con los niños, no sólo porque su retina es más sensible , sino porque además controlamos menos si están mirando directamente o no al sol. El consumo de alcohol u otro tipo de drogas puede afectar en mayor grado por la dilatación de las pupilas que conlleva.

Paloma Luque Morillo
Dpto. Optometría Clínica