martes, 19 de enero de 2016

SÍNDROME DE HIPERLAXITUD PALPEBRAL (PÁRPADO FLOPPY)



Se caracteriza por una laxitud exagerada de los párpados que hace que se eviertan fácilmente ante una mínima tracción. Los pacientes que sufren esta entidad tienen con frecuencia conjuntivitis que no mejoran con los tratamientos habituales, irritación ocular, sensación de arenilla, sequedad,  fotofobia, secreciones, inflamación de los párpados y en ocasiones, empeoramiento de la visión.

Los síntomas suelen ser peores por las mañanas y el lado más afectado generalmente corresponde a aquel sobre el que el paciente duerme.

Es importante destacar que este síndrome con mucha frecuencia se asocia a APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO, que se caracteriza por sueño ligero con frecuentes pausas respiratorias, ronquido y somnolencia durante el día. Y a su vez, esta enfermedad se relaciona con cardiopatía isquémica (riesgo de infarto de miocardio), obesidad, hipertensión arterial y tabaquismo.

Los pacientes que sufren el síndrome de hiperlaxitud palpebral tienen con más frecuencia de la habitual anomalías corneales como queratocono y también está en relación con glaucoma.

La causa de esta enfermedad es desconocida, pero se cree que existe una debilidad del colágeno en el tarso (la parte rígida del párpado) tal vez producida por la presión constante al dormir boca abajo para poder respirar mejor, que hace que el párpado se dé la vuelta durante el sueño rozando contra la almohada y dejando desprotegida la córnea lo que produce una irritación de los tejidos oculares.


Respecto al tratamiento, los pacientes mejoran cuando se trata la apnea del sueño, que está presente hasta en el 90% de los casos, adelgazando en caso de obesidad, abandonando el tabaquismo, con aparatos de CPAP (presión respiratoria positiva) o cirugía de la úvula y faringe en los casos más severos.

Para el tratamiento del problema ocular, es efectiva la oclusión nocturna, los lubricantes y si ésto no fuera suficiente, se puede realizar una intervención quirúrgica para tensar los párpados afectados, aunque si no mejora la enfermedad de base, son frecuentes las recidivas.

La importancia de diagnosticar este síndrome radica sobre todo, aparte de las molestias oculares, en investigar la existencia concomitante de APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO, una enfermedad muy infradiagnosticada y que puede poner en serio peligro la vida.

Dra. Concepción Romero Royo


lunes, 4 de enero de 2016

ALBINISMO OCULAR

El albinismo es una anormalidad de la pigmentación general producida durante el metabolismo del feto que afecta a la piel, cabello y ojos. La parte del ojo más afectada es la úvea. Es una enfermedad hereditaria en la mayor parte de los casos. 

Hay dos tipos de albinismo:

  1. Oculocutáneo (más grave)
  2. Ocular

  1. El albinismo oculocutáneo es más común en ciertas poblaciones o grupos étnicos. Es el más frecuente.
Básicamente depende de la presencia o no de la enzima tirosinasa: tirosinasa negativa (sin enzima) o tirosinasa positiva (con enzima).

Los pacientes con tirosinasa positiva son capaces de producir la melanina, con lo que los pacientes con tirosinasa negativa tienen mayor déficit de pigmentación con la consecuente afectación ocular en mayor grado, con mayor pérdida visual.

  1. En el caso del albinismo ocular tienen una pigmentación de la piel normal o casi normal. Aunque el color del iris es relativamente normal (incluso existen casos de iris marrones) la falta de pigmento es más acusada en el polo posterior, la retina es muy blanquecina.

Las características encontradas en los ojos debidas al albinismo son:


  • Transiluminación de Iris, sobre todo en el oculocutáneo, en el que el pigmento es más escaso. En el ocular puede no haber. 

  • El color del iris suele ser azul o muy poco pigmentado. Más claro en individuos con tirosinasa negativo.
  • Hipoplasia de fóvea asociada a nistagmus secundario (el cuál casi siempre está presente), con lo que existe el déficit de visión. No existe depresión foveal debido a la presencia de una capa anómala de células ganglionares que no debería existir en esa zona retiniana.
  • Errores refractivos con hipermetropías y astigmatismos altos, lo que también contribuye al nistagmus y estrabismo, que también suele estar presente.
  • La fotofobia está relacionada con la ausencia de pigmentación normal.
  • La visión de colores suele ser normal.



El objetivo con estos pacientes consiste en aliviar sus síntomas, aunque el éxito dependerá de la gravedad del caso.
El manejo a llevar con estos pacientes consiste en proporcionar la mejor corrección posible con gafas o lentes de contacto, servir de ayudas de baja visión en los casos de mayor afectación visual y aconsejar sobre el uso de filtros para aminorar los problemas derivados de la fotofobia.


Escrito por Innova Ocular IOA Madrid
Alicia Matamoros Hondarza
Dpto. Optometría Clínica

miércoles, 2 de diciembre de 2015

ÚLTIMA TECNOLOGÍA PARA LA CIRUGÍA DE LA CATARATA: CATARACT SUITE MARKERLESS (ZEISS)



Siguiendo nuestro continuo compromiso de ofrecer la máxima calidad asistencial a nuestros pacientes, una de las últimas adquisiciones en cuanto a equipamiento quirúrgico lo constituye el sistema Cataract Suite Markerless de Zeiss:  consiste en un conjunto de equipos conectados entre sí que facilitan, agilizan, hacen más precisa y segura la cirugía de la catarata, en particular  en las que implantamos lentes intraoculares para corrección del astigmatismo (tóricas).
El sistema lo componen una serie de equipamiento y software de ultima generación, tanto en consulta como en quirófano, conectados entre sí para conseguir un resultado óptimo en la cirugía de la catarata con LIOs tóricas. Este sistema lo integra el biómetro IOL Master 700, el sistema Callisto eye y el microscopio Lumera 700.
·      IOL Master 700:   es un biómetro óptico que nos permite medir la longitud axial del ojo, los radios de curvatura de la córnea, el espesor corneal, la profundidad de la cámara anterior, el grosor del cristalino y el diámetro corneal (distancia blanco-blanco), todo ello sin tocar el ojo del paciente ni la instilación de gotas de ningún tipo. Es el único biómetro del mercado que realiza estas medidas integrando la interferometría láser con la tecnología OCT, para así obtener la mayor precisión y repetibilidad posible. Con todas esas mediciones y utilizando las fórmulas de cálculo más avanzadas, el equipo nos permite obtener la lente intraocular óptima para obtener el resultado refractivo deseado.
Aparte de ésto, IOL Master 700 toma una imagen de referencia de los vasos sanguíneos del limbo esclerocorneal que, exportada al sistema Callisto eye, nos servirá posteriormente en quirófano para reconocer los ejes de curvatura corneales, útiles para el correcto alineamiento de LIOs tóricas, eje de incisiones….
 

·      Callisto eye:  es un sistema informático que utilizamos en quirófano como asistente en la cirugía de la catarata. Está conectado en consulta al IOL Master 700 para recibir todas las mediciones e imágenes realizadas por él, e integrado en quirófano con el microscopio Lumera 700, permitiéndonos proyectar sobre el ojo a operar los meridianos corneales, el eje al que hay que orientar las LIOs tóricas tras su implantación, la posición de incisiones corneales, diámetros y formas de capsulorrexis…. Con este sistema, se evitan errores de alineamiento en la corrección del astigmatismo al operar cataratas, puesto que reconoce la posición del ojo del paciente en quirófano contrastándola con la imagen de referencia que tomó IOL Master 700


Además, este sistema agiliza el proceso de la cirugía de cataratas y la hace más segura, debido a que importa y exporta los datos inicialmente medidos en consulta de un modo rápido y directo, y así evitamos posibles errores de transcripción al introducir datos manualmente.


·       Lumera 700:  es el microscopio que utilizamos en las cirugías de polo anterior y retina. Gracias a su revolucionaria tecnología de iluminación coaxial estéreo (SCI) y la contrastada calidad de la óptica Zeiss, nos permite visualizar con claridad y calidad incluso las estructuras anatómicas más pequeñas. Integrado con Callisto eye, aporta unas funciones de asistencia a la cirugía de la catarata (ya mencionadas anteriormente) que nos agiliza el flujo de trabajo y mejora la precisión quirúrgica..

Escrito por Innova Ocular IOA Madrid
David Medel Del Castillo
Responsable Dpto. Optometría Clínica


martes, 17 de noviembre de 2015

MOSCAS FLOTANTES O MIODESOPSIAS

¿Qué son las moscas flotantes?

El ojo está relleno de un gel que se llama vítreo que tiene la misma consistencia que la clara de huevo, es un gel transparente que sirve para rellenar, amortiguar choques, mantener la presión intraocular y absorber la radiación UV. Con el paso del tiempo, y es un proceso normal, las proteínas que lo componen se degeneran y se aglutinan, formando “grumos” que se ven pasar, sobre todo cuando miramos sobre un fondo blanco.
Pueden ser de diversos tamaños, desde pequeños filamentos hasta auténticos “moscones” que pueden dificultar más o menos la visión. Es un proceso normal degenerativo del vítreo. 

El tratamiento consiste en retirar el vítreo mediante cirugía (vitrectomía), pero no está exento de riesgos. Entre los más graves se encuentra el desprendimiento de retina o una infección intraocular que puede llevar a la pérdida del globo. En caso de no estar operado de cataratas, la vitrectomía acelera de aparición de estas por lo que en un segundo tiempo el paciente precisará una cirugía de cataratas para su corrección. 

Existe un láser YAG, que corta las bridas vítreas que sustentan la “mosca” pero no la hacen desaparecer, la única forma de que las moscas desaparezcan de una cavidad cerrada como es el globo ocular, es entrando dentro y eliminando el vítreo. Además el tratamiento con láser no está exento de riesgos, como la súbida de tensión ocular que puede aparacer de forma inmediata o meses después del tratamiento, edema macular quístico y desprendimiento de retina. La incidencia de estas complicaciones es baja pero ocurren.  

A la izquierda, imagen que percibimos de las moscas flotantes. A la derecha imagen fondoscópica del "grumo" o flóculo vítreo que crea este fenómeno entóptico.





Todos los oftalmólogos somos conscientes de lo molestas que son las “moscas”, algunos las sufrimos en nuestras propias carnes, pero hay que poner en la balanza los riesgos y los beneficios del tratamiento, y en muchas ocasiones el tratamiento no está indicado como en el caso de pacientes jóvenes con cristalino trasparente.

REFERENCIAS:
Refractory open-angle glaucoma after neodymium-yttrium-aluminum-garnet laser lysis of vitreous floaters.  Cowan LA1. Am J Ophthalmol. 2015 Jan;159(1):138-43


Escrito por el Innova Ocular IOA Madrid
Dra. Blanca Poyales
Responsable de la Unidad de Córnea


domingo, 25 de octubre de 2015

NOCIONES DE EMBRIOLOGÍA OCULAR

En el período embrionario, desde de la 22ª semana de la vida intrauterina, el ojo se desarrolla a partir del extremo anterior del tubo neural, llamado prosencéfalo. En ese momento a ambos lados de su porción anterior se crean sendas prolongaciones o vesículas ópticas que se ponen en contacto con el ectodermo suprayacente, induciendo los cambios necesarios en él para que en ese punto comience a invaginarse y engrosarse, formando la denominada placoda cistaliniana. Al separarse de su capa de origen forma un cuerpo más o menos esférico que será el cristalino primigenio. Acompañando a este proceso la prolongación prosencefálica toma forma de copa, inicialmente abierta por la zona inferior (fisura coroidea) y progresivamente va englobando al futuro cristalino, que quedará situado en el centro de la abertura anterior. Esta abertura no llegará a cerrarse y será el origen de la futura pupila, mientras que la fisura coroidea se cierra hacia la séptima semana del desarrollo embrionario.
Desde de la 22ª semana del período embrionario, el ojo se desarrolla a partir del extremo anterior del tubo neural (prosencéfalo). Imagen tomada de Langman J., Embriología médica.

Como la copa neural procede de una estructura tubular, está formada por una doble capa de tejido separada inicialmente por un espacio, el espacio intrarretiniano, que posteriormente desaparecerá al unirse ambas capas. La externa se pigmenta intensamente y formará posteriormente el epitelio pigmentario de la retina, mientras que la interna evoluciona de forma más compleja: en los cuatro quintos posteriores se hace más gruesa y da origen a la retina neurosensorial, al diferenciarse sus células en tejido nervioso; la quinta parte anterior o porción no visual de la retina finalmente se dividirá en la porción irídea y la porción ciliar de la retina, origen de los epitelios del iris y cuerpo ciliar. A nivel posterior, lo que correspondería al tallo o fuste de la copa se convertirá en el nervio óptico. 
Copa neural que procede de una estructura tubular, está formada por una doble capa de tejido separada inicialmente por un espacio, el espacio intrarretiniano, que posteriormente desaparecerá al unirse ambas capas.
 Imagen tomada de Langman J., Embriología médica.
Todas estas estructuras están rodeadas de un tejido laxo que también penetra en la copa neural a través de la fisura coroidea, invadiendo su interior y generando vasos retinianos permanentes y vasos hialoideos que finalmente acabarán desapareciendo. También origina la zónula ciliar o ligamento suspensorio del cristalino, y una red fibrilar entre cristalino y retina que acabará formando el humor vítreo.
Ese tejido mesenquimatoso forma también dos capas por fuera de las estructuras en desarrollo: la más interna, equiparable a la piamadre a nivel del cerebro, dará origen a la coroides; la más externa, equiparable a la duramadre, formará la esclera, que se continúa con la duramadre del nervio óptico. A nivel de iris y cuerpo ciliar producirá también las estructuras musculares de estos órganos.
Tejido mesenquimatoso formará dos capas: la más interna (piamadre), dará origen a la coroides; y la más externa,  (duramadre), formará la esclera, que se continúa con la duramadre del nervio óptico.
 Imagen tomada de Langman J., Embriología médica.
En la parte anterior, se crea un espacio por vacuolización que creará la cámara anterior, y que separa el tejido en una parte interna situada sobre la porción irídea de la retina (membrana iridopupilar) que se convertirá en el estroma iridiano, y una parte externa que se continúa con la esclera y que acabará formando la córnea. A veces en el adulto se observan filamentos de tejido que parten del estroma del iris y que cruzan la pupila, como restos de aquella membrana pupilar que no se eliminaron totalmente.
Los fallos en el desarrollo embrionario pueden generar algunos  de los defectos congénitos oculares que podemos encontrarnos en la consulta. Así, por ejemplo, los defectos de cierre de la fisura coroidea producen colobomas a nivel iridiano, de cuerpo ciliar, coriorretiniano o de nervio óptico. 

Coloboma de iris
Imagen funduscópica del coloboma nervio óptico del O.I

La catarata congénita aparece como otro defecto del desarrollo embrionario por diferentes causas que provocan una opacidad permanente en el cristalino, entre las que se encuentran algunas infecciones virales como la rubéola, en caso de se desencadene entre la cuarta y quinta semana del embarazo, cuando se está desarrollando del cristalino.
Debido a que muchas de las estructuras oculares tienen un origen común, con frecuencia los defectos congénitos producen alteraciones múltiples a nivel del ojo e incluso cráneo-encefálicas, ya que, como hemos visto, el ojo se desarrolla fundamentalmente a partir del cerebro primigenio.
Ojo completamente desarrollado a partir del cerebro primigenio.  Imagen tomada de Langman J., Embriología médica.

Escrito por el Innova Ocular IOA Madrid
Responsable de la Unidad de Diagnóstico.